Sobre ventas editoriales y el nicho de lectores

Hoy vengo a hablaros de algo que me ha sobrevenido con el paso de mis escuetas publicaciones. Se trata de cómo, lo que a priori parece un sector editorial difícil de acceder acaba siendo el que más beneficios puede aportar y, por contra, el sector editorial más establecido es el que acaba siendo más precario y dificultoso para el escritor.

Mi última publicación ha sido en un nicho realmente desconocido para la mayoría de palabras-veladaslectores, el de los juegos de rol. Palabras veladas ha sido un libro muy especial para mí, pero a la vez, muy diferente a lo que acostumbro a escribir y mostrar en público. Una pequeña historia pensada, no para ser leída sino para ser jugada con más personas, respetando unas reglas basadas en tiradas de dados. Como dije, un tipo de libro que no busca a un lector habitual, sino a uno muy específico.

Frente a este, mis dos libros anteriores, dos libros de poesía que han tenido historias muy diferentes pero muy parecidas hasta ver la luz en una publicación. Voy a comparar la situación como autor en ambos géneros, entendiendo que, si prejuzgamos, el mundo de la poesía es mucho más conocido, mucho más accesible para la mayoría de lectores, mucho más establecido en el mundo editorial y, por tanto, debería ser mucho más provechoso para el escritor.

La realidad, al menos mi realidad, es muy distinta a lo que me podía imaginar. En poesía me he esforzado durante años, he enviado los poemarios a infinidad de concursos y a infinidad de editoriales. Los premios nunca llegaron y el interés despertado en editoriales fue escaso. Además, las editoriales que mostraban interés siempre cumplían un mismo patrón: ninguna era una editorial tradicional. Todas y cada una de ellas eran editoriales de coedición o de autopublicación. En un principio no tengo ninguna queja con este tipo de editoriales, pero sí empiezo a ser muy crítico con ellas en el momento que pretenden enmascarar esta labor editorial y hacerse pasar por una editorial tradicional.

Por si alguien no supiera las diferencias entre editoriales, seré muy breve:

  • Editorial tradicional: aquella que ofrece un tipo de contrato editorial al autor por el cual este último no debe efectuar ningún tipo de gasto monetario y la editorial, por tanto, es la que asume todos los riesgos económicos. Se llama así porque es el tipo de editorial más antiguo.
  • Editorial de coedición: aquella que ofrece un tipo de contrato por el cual el autor debe asumir parte de los gastos que tendrá la editorial para publicar el libro. normalmente el contrato especifica que el autor debe comprar un número determinado de los ejemplares impresos.
  • Editorial de autopublicación: es un tipo de editorial que funciona más bien como un servicio. El autor es el que contrata a la empresa para publicar una tirada de libros y es el que asume todos los gastos.

Como se puede ver, mientras más abajo en estos puntos señalados, menos riesgos asume la editorial y más riesgos asume le autor. Los métodos alejados de los tradicionales sirven para que las editoriales minimicen pérdidas y obtengan beneficios cuanto antes, a costa del autor. Insisto, el problema está cuando una editorial pretende hacerte creer que no tendrás que asumir ningún gasto y después todo se llena de “peros”.

Mi primer poemario fue publicado en editorial de coedición. realmente quedé contento con el resultado. Después de que varias editoriales me intentasen engañar a toda costa, esta pequeña editorial me vino solo con la verdad: la editorial era de coedición, no podía asumir los costes de un género que está en sus horas bajas, la poesía.

Pero me hice una promesa que no sé cuánto tardaré en romperla pero que de momento estoy cumpliendo. Mi segundo poemario, nuevamente, solo despertó el interés de editoriales de coedición y autopublicación así que me decidí a autopublicarme yo solo, sin intermediaros y en digital. La idea era gastar lo menos posible con los mejores resultados posibles, aprovechándome de mi breve formación en edición digital.

Los beneficios totales de estas dos publicaciones no sé si llegarán a estar en positivo, nunca me he puesto a echar cuentas. Lo bueno es que no busco beneficio económico, sino que busco alcanzar a la mayor cantidad de lectores posibles. Lo malo es que he levantado el interés de pocos lectores. No he alcanzado visibilidad real, no he llamado la atención más allá de los pocos seguidores y los conocidos. Y todo se debe a un mercado saturado, el de la poesía. Saturado porque cada vez hay menos lectores, lectores que solo leen o las últimas novedades de las grandes editoriales y las revelaciones de algún influencer.

Lo que saco en claro es que es bastante preocupante la situación de la poesía. No ha sabido adaptarse ni hemos sabido cuidar a los lectores. Se ha perdido el interés en pro del gran género literario, la novela. Sin embargo, las editoriales pretenden mantener de pie a una res que ya casi está moribunda. Es como cuando queda solo la fama de un establecimiento, aunque la calidad se perdiera hace mucho: se busca mantener en pie algo solo por el prestigio de un tiempo pasado.

Por contra, mi situación en el mercado de los juegos de rol ha sido muy distinta desde el principio. Frente al silencio de las editoriales de poesía y las rápidas respuestas de las editoriales de coedición y autopublicación (respuestas realmente rápidas como para creerme que se hubieran leído los libros), en el rol tuve la suerte de recibir un contrato de la primera editorial, no sin mucho esfuerzo detrás.

Tardaron meses en responderme, lo que frente a las rápidas respuestas de las otras editoriales de poesía demostraba que sí que habían tenido tiempo para leérselo. Me dieron una opinión clara, la idea de fondo estaba bien, pero buscaban otra cosa. Me propusieron cambios, me propusieron ideas y me indicaron la dirección en la que tenía que avanzar. Tuve que rehacer todo en definitiva pero lo hice sin ningún problema, era la primera vez que obtenía una respuesta sincera de una editorial tradicional.

Años de espera, trabajo y esfuerzo, todo para sacar la mejor obra posible. La espera valió la pena por el simple motivo de que la editorial creía en mi obra. Una editorial de coedición quiere sacar cuantos más libros mejor, así, mientras más autores publiquen con ella, más autores compran libros y más beneficios obtienen. Una editorial tradicional no funciona así. Una editorial tradicional debe seleccionar con cuidado lo que publica, debe asegurarse de que se corresponde con el nicho de lectores que tiene como objetivo y que les va a gustar, debe asegurarse de que va a tener beneficios no del autor, sino del lector.

Así, en vez de publicarlo en apenas unas semanas, como habría pasado con una editorial de coedición, paso mucho tiempo hasta que he podido ver publicada Palabras veladas. Y la espera mereció la pena. Todavía es pronto para tener información de ventas, pero he tenido mucha más visibilidad con este libro de rol que con todo lo que he intentado de poesía.

Mis conclusiones son muchas pero intentaré ser breve y conciso:

  • Una editorial tradicional siempre va a marcar la diferencia. Va a ser la que luche por las obras de sus autores porque ha trabajado en ellas, las ha seleccionado y las ha cuidado en busca de los mejores resultados para su público objetivo.
  • No hay que despreciar un sector editorial porque el nicho de mercado sea pequeño. Lo importante es que las editoriales sepan cómo llegar a su nicho, cómo hacer que compren y cómo adaptar sus beneficios a sus gastos para funcionar y crecer.
  • El nicho editorial más peligroso es aquel que gozó de fama, prestigio y ventas pero que está en una situación de recesión. Los tiempos pasados crearon muchas editoriales y otras nuevas se suman con la idea de hacerse un hueco. El problema surge cuando el número de lectores no puede sustentar al gran número de editoriales que tiene el nicho de mercado.
  • Este es el caso de la poesía, que tiene un mercado saturado en comparación con la cantidad de lectores que tiene. Esto hace, a su vez, que el lector lo tenga difícil para discernir y buscar calidad entre toda la marejada de libros que hay en el mercado.
Anuncios

Publicación de “Rutas como Lacres de la Tierra”

0_Portada_RutastascomolacresdelatierraHe estado un poco ausente últimamente en el blog, pero los compromisos y el trabajo acumulado me han impedido prestarle la atención que se merece. Hoy me acerco a él para anunciar una noticia que me alegra sobremanera. Tengo el honor de comunicaros que he publicado un libro de poesía con la Editorial Poesía Eres Tú.

Rutas como Lacres de la Tierra es un poemario que recoge las vivencias líricas en un viaje que me llevó brevemente a Spoleto, en Italia. Un viaje que ha tenido una meta alegre ya que se ha visto felizmente publicado en formato físico.

Ya se encuentra disponible y lo podéis pedir en vuestra librería de referencia. Espero que si lo adquirís disfrutéis tanto como yo trabajando sobre él. Sin duda, os animo a comentarme lo que queráis del libro. Me alegrará mucho saber vuestra opinión.